lunes, 30 de enero de 2017

¡Es un GRÚFALO!



Esta tarde hemos ido a la Biblioteca. Hemos descubierto que tenemos una cremallera en la boca que hay que cerrar para escuchar un cuento, y que si no la cerramos nos puede crecer una manzana en la cabeza con la que tendremos que pasearnos toooodos los días. Hemos aprendido, o casi, -lo mejor de todo es ir a la biblio con mamá, con la abuela, o nosotros solitos- que la astucia y la inteligencia de un ratón puede vencer a todos los animales del bosque. Vamos, que es más importante la inteligencia que la fuerza. Hemos descubierto que el Grúfalo no es tan terrible como lo pintan. Y, otra cosa, importante, importante: Que así medio en broma, medio en serio nos vamos haciendo lectores. Podemos llevarnos libros a casa sin necesidad de comprarlos y aprendemos lo importante que es compartir con los demás cosas, libros, que son de todos. ¡Mola mucho!





Pero ¿quién es ese bicho monstruoso,

con esas garras y colmillos horrorosos?
¡Qué dientes más horribles,
qué rodillas más asquerosas!
¡Qué desparramados los dedos espantosos!
¡Qué verruga en la nariz más venenosa!
Sus ojos son más grandes que dos naranjas;
su lengua es una lengua negra y muy alargada,
y tiene el lomo lleno de espinas moradas.
¡Es un grúfalo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada